domingo, 25 de octubre de 2009

MODOS DE PRODUCCION MARXISTA

El modo de producción es el resultado de tres elementos estructurales: la estructura económica, la superestructura jurídico-política y la superestructura ideológica. En el modo de producción distinguimo, una estructura con dos elementos constitutivos: las fuerzas productivas y las relaciones de producción, entre los que se da un mutuo condicionamiento; y una superestructura en la que se pueden distinguir dos niveles: la superestructura jurídico-política, constituida por los instrumentos de control sociales y políticos correspondientes a las relaciones sociales de producción; y la superestructura ideológica, por la que se justifica el orden establecido mediante una falsa conciencia que enmascara la verdadera realidad. Ambas superestructuras están condicionadas por la estructura económica de la sociedad.

Estructura económica

*Fuerzas productivas y relaciones de producción
Por fuerzas productivas Marx entiende como, la materia objeto de transformación, materia bruta si no ha sido previamente manipulada, y materia prima si es artificial o ha sido previamente manipulad a partir de la que se espera obtener un producto determinado. La actividad del trabajador, su capacidad de trabajo, que es denominada fuerza de trabajo, y que alcanza un determinado grado de desarrollo en una formación social determinada. Los medios para realizar el trabajo necesario es para obtener los productos deseados.
Las relaciones técnicas de producción derivan de la relación existente entre el agente productivo y el control que posee sobre los medios de trabajo y sobre el proceso de trabajo en general. Las relaciones sociales de producción derivan de la clasificación que podemos establecer entre los agentes que participan en el proceso de producción en cuanto a la propiedad o no de los medios de producción.

Las relaciones de producción favorecen inicialmente el desarrollo de las fuerzas productivas; pero a medida que las fuerzas productivas se van desarrollando, terminan por entrar en contradicción con las relaciones de producción existentes, convirtiéndose éstas en una traba para el desarrollo de aquellas, lo que provoca una revolución social, que concluye en la sustitución de las viejas relaciones de producción por otras nuevas, adecuadas al grado de desarrollo de las fuerzas productivas.

OPINIÓN.

Podemos ver como ejemplo la diferencia entre el hogar y el modo de producción doméstico, definiendo el concepto de hogar señalamos que se trataba de un grupo de personas que ponen sus recursos en común con vistas a la satisfacción de sus necesidades, debemos tambien señalar la tendencia a la búsqueda de un equilibrio entre el grado de bienestar y el nivel de esfuerzo. Si definimos dentro del hogar grupos generacionales de edad y de géneros sexuales, aqui podemos mayores y menores, hombres y mujeres, el paso del concepto de red de hogar al de modo doméstico, De manera similar, podemos entender sencillamente el mercado como una colección de personas dispuestas a comprar y vender, poseedores de mercancías, o de dinero y de mercancías, a la manera de esos cuadros costumbristas sobre mercados rurales en los que se adivina lo que va a hacer cada uno sin necesidad de que lo haga. Podemos dividir entonces a los presentes, de nuevo en términos estructurales, en compradores y vendedores, prestamistas y prestatarios, entre otras, pero si queremos ir más allá de la mera taxonomía en la comprensión de las desigualdades que genera habremos de tener en cuenta la dinámica de la competencia, el acaparamiento, el monopolio, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada